Mostrando entradas con la etiqueta La historia de Colombia en tiempos de Pablo Escobar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La historia de Colombia en tiempos de Pablo Escobar. Mostrar todas las entradas

Pablo Escobar en la Camara de Representantes. 1983




Estas son fotos de agosto de 1983 cuando se reunió  la plenaria de la Cámara de Representantes para debatir el tema de los “dineros calientes”  y esta vez el  representante Escobar si se asomó hasta el recinto del congreso. Previendo una gran afluencia de curiosos, la entrada se encontraba rigurosamente custodiada;  hasta los periodistas, que habían acudido al parlamento con la esperanza de cubrir ese debate sin precedentes, también fueron restringidos  por culpa de las medidas  que se habían tomado con el fin de impedir un show del estilo de Lehder que la primera vez había alegado ser periodista en ejercicio (del periódico “Quindío Libre”) y tener derecho a entrar solo para comportarse con un público hostil. En medio de esta multitud que luchaba por abrirse camino se presentaron múltiples incidentes, entre ellos el protagonizado por un escolta del Procurador Carlos Jiménez Gómez, quien intercambió algunos puños con un mayor de la policía, que intentaba requisarlo en contra de su voluntad.  En el interior los ánimos estaban aún más exaltados; Escobar se encontraba en uno de los salones de las comisiones, reunido con varios políticos que lo escuchaban atentamente; adentro todas las miradas custodiaban el único acceso al recinto para ver cuando entraba el hombre; cuando Escobar finalmente ingresó pareció evidente que la consigna era  frustrarle su espectáculo.  En la puerta se le exigió que se pusiera una corbata, que no tenía, y que  le fue facilitada por alguien; era una de cuadros desabrida en la que sale en todas las fotos de ese día y posteriormente se le exigió la presentación de la cédula;  al final el guardia tuvo que permitirle la entrada en su calidad de suplente a la Cámara, pero no a su esposa, que muy elegante pretendía también acompañarlo en el debate;  ella se quedó atrás, pero fue escoltada más tarde de regreso hasta el recinto por el representante Víctor Mosquera Chaux. El periodista “Poncho Rentería” que se encontraba presente ese día representando a un pequeño partido llamado "Movimiento Cívico de Cali", escribió años después sobre las fotos que quedaron disponibles del momento:“Identificó, aparte de Escobar, a Fernando Ospina Hernández, a Jorge Tarazona, y a Cesar Gaviria, presidente de la cámara en esos días. Veo también al hoy senador Jaime Henríquez (Gallo) y al entonces senador Luis Escobar Concha que, llevado por la curiosidad, asistió al debate que esa noche le hacían Jairo Ortega y Ernesto Lucena al ministro Rodrigo Lara Bonilla. Yo estaba a cuatro metros a la derecha de Pablo Escobar en medio de mis colegas Abelardo Forero y Gilberto Vieira-White. Al otro costado, lo detallé mucho, estaba Pablo Escobar con vestido crema, medias blancas, zapatos Corona, corbata floreada, pelo arrugado, manos gorditas y mucho nerviosismo porque era el centro de todas las miradas... Terminado el debate, volvimos a los corrillos. Con Abelardo Forero, Gilberto Vieira y Alberto Villamizar comentábamos lo sucedido y se nos acercó Pablo Escobar, evadiendo a unos periodistas con grabadora. Nos silenciamos y nos asustamos. Para romper el hielo me dirigí a mi profesor Abelardo diciéndole: "Maestro, usted que vive la historia, este es el superduro de Envigado...Pablo Escobar...". Abelardo lo miró de arriba a abajo y con su bonhomía habitual le preguntó: ¿Y usted de cuáles Escobar es?". La mayoría de los parlamentarios no pudieron ocultar su desagrado ante la presencia del visitante. "Esto es peor que lo de Lehder", comentó uno;  "¿cómo lo dejaron entrar?" preguntó otro indignado parlamentario, “Es un espectáculo denigrante”, decía otro más allá.  El entonces senador Cesar Gaviria Trujillo, bajó del estrado y en tono enérgico le ordenó al jefe de seguridad del capitolio que ningún guardaespaldas más entrara al recinto y que si el representante Escobar o Lehder insistían en ingresar con su "guardia personal",  les negaran la entrada.  Pero los murmullos de pronto fueron ahogados por los aplausos de los asistentes;  acababa de entrar el ministro Lara Bonilla; las barras se encontraban atestadas pero esta vez de partidarios del ministro, lo que le permitía tener el control.  El ministro repitió el núcleo básico de las denuncias tomadas del informe de ABC que eran su única prueba;  no dejó que la discusión llegara a puntos como el de la grabación de su a entrevista con el narcotraficante Porras y por el contrario,  le dio al debate visos académicos que lo redujeron a un sermón sobre los peligros de la drogadicción, con una explicación sobre los métodos de cultivo y el procesamiento de la cocaína; el punto culminante se produjo cuando entre los asistentes se hicieron circular muestras de "basuco" en pequeñas papeletas con la consigna de que “eso” constituía un veneno para las nuevas generaciones.  Muchos de los parlamentarios aburridos por el giro que habían tomado los acontecimientos, prefirieran hacer corrillo en torno a un televisor del pasillo, en el que estaban transmitiendo algo más candente: un partido de Brasil-Argentina.


Curiosa "V" en la posesión de la Cámara de Representantes. 1982


Esta foto es única.  El momento en que Escobar jura solemne como Representante suplente de Jairo Ortega Ramírez.  Nótese el traje formal oscuro y la corbata, puesto que se confunde a menudo con su primer ingreso al recinto de la Cámara (para legislar), acompañado de su esposa, con traje claro y sin corbata.

Noticiero Antioquia al Día de Pablo Escobar. 1983


Después de varios intentos de tener medios regionales poderosos, incluso una revista que le hiciera competencia a Semana, fundó el noticiero "Antioquia al Día" como un apéndice regional que se emitía en el noticiero nacional de Arturo Abella Rodríguez, llamado Telediario 7 en punto, en una época en que la televisión era centralizada totalmente en Bogotá y no existían ni Teleantioquia, ni Telecaribe u otros regionales. El logo del noticiero que dirigía Hernando Gómez Barrios era un sol sonriente,  la presentadora era una chica bonita, Patricia Echavarría y la acompañaban los  periodistas Miguel Zapata Restrepo, Federico Montoya Mejía y Hernando Manrique, un grupo de gran experiencia.  Cuando Escobar logró los cinco minutos dentro del noticiero llamo a don Miguel Zapata Restrepo, muy conocido por el radio periódico Clarín (“el que dice lo que los otros callan”).   Se hicieron buenos amigos, incluso don Miguel cuenta que algún día le robaron un carro, por lo que buscó al secretario de gobierno que era su amigo personal, quien le dijo: “Tranquilo Miguel, eso lo anotamos aquí a ver qué pasa”; cuando fue donde Escobar, este también tomó atenta nota y en dos horas tuvo el carro de vuelta.  Hacían una nota semanal con la homilía del arzobispo Alfonso López Trujillo que puntualmente era enviada a Bogotá; Escobar que todo lo supervisaba enviaba los técnicos a la propia casa del arzobispo para grabar este segmento que era un poco de lobby religioso. Escobar consiguió equipos de última generación, tantos que los usaron para hacer unas tomas ecológicas en la hacienda Nápoles con Escobar mismo dirigiendo los libretos.  Arturo Abella cuando vio este material,  les pidió entonces a sus nuevos socios que hicieran unas notas adicionales sobre ecología dirigida a los jóvenes que se llamaron “Gente Menuda” y que salieron al aire desde el zoológico de Nápoles con la animación de su sobrino Gustavo Gaviria Restrepo,  durante algunas emisiones del noticiero. 

Escuela Caracas en Boston


La Escuela Caracas fue el sitio donde Escobar terminó la primaria cuando la familia llegó de Rionegro a las lomas de Patibilca en Enciso, antes de irse a vivir a Envigado.

Escuela del Barrio La Paz de Envigado



La escuela La Paz en Envigado quedaba muy cerca de la casa de la familia Escobar Gaviria.  Aquí enseñó durante un tiempo doña Hermilda y Escobar participó en reuniones de acción comunal en donde fue bastante activo.

Cédula de Ciudadanía de Pablo Escobar. 1971



Junio de 1971
La cédula de Pablo Escobar número 8.345.766 de Envigado - Antioquia, expedida en 1971 cuando cumplió 21 años,  ha pasado a ser una especie de fetiche que llega a venderse en las calles para turistas e interesados,

Portada sobre el secuestro de Diego Echavarría Misas. 1971



AGOSTO DE 1971
La relación de Escobar con este secuestro y posterior asesinato del señor Echavarria no está probada.  Solo existen algunos comentario sueltos de Escobar, de sus lugartenientes como alias "Popeye" y la envidencia que si conoció al autor intelectual Alias "El mono Trejos", un delincuente prominente en la decada del 70, cuando Escoar era aun muy joven.

Aviso sobre informes del secuestro de Diego Echavarría. 1971

AGOSTO DE 1971
Los avisos desesperados que pagaban los amigos en la prensa (Los ciudadanos honorables de Medellín), desesperados por encontrar a Don Diego Echavarria.  Fue la primera vez que el gobernador ofreció una recompensa a los informantes.  De nada valieron los esfuerzos.

Ramón Cachaco narcotraficante. 1973


JULIO de 1973
"Ramón Cachaco" era el prototipo del traficante de la primera época de la mafia.  De   zapatos claros, corbatas que le hacían juego al traje y un aspecto estrafalario de "camaján". Modelo de Pablo Escobar para su entrada al narcotráfico. Fue sentenciado en las guerras del Marlboro de la prehistoria del narcotráfico en Antioquia.

Primera reseña carcelaria de Pablo Escobar 1974


Septiembre de 1974
Esta es la primera acusación registrada en contra Escobar por su delito preferido, el "robo de carros".  El denunciante fue un abogado de nombre Guillermo García Salazar, quejoso por la pérdida de un Renault 4 modelo 73, placas LK-8028;  es un robo que se produjo sin violencia, al estilo de la banda de Escobar, usando el duplicado de la llave del carro.  En apenas cuatro días se vio involucrado en una segunda denuncia de robo, esta vez de un Renault 12 de propiedad de León Javier Duque Giraldo;  el carro se encontraba estacionado y Escobar con habilidad lo rondó, lo abrió,  lo encendió y se lo llevó;  muy rápido  lo capturaron porque el dueño lo había visto pasar repetidas veces por la calle del hurto en un Renault 4 rojo de placas LW 8344 y con un letrero bien visible en el parabrisas con la leyenda de "Antioquia Federal" que era un singular movimiento independentista que estaba de moda por esos días.  Cuando la policía lo detuvo a pocas cuadras,  el Renault 4 que conducía resultó ser el mismo robado a Guillermo García Salazar, pero con las placas cambiadas; de entrada pesaron sobre él dos acusaciones por robo;  como coartada le pidió entonces a un vendedor de carros chocados que conocía,  Francisco Hugo Pizano Jiménez,  que declarara que el carro era suyo,  “que lo habían tomado de  un remate de chatarras de una compañía de seguros y lo habían reparado y que por tanto que no había ningún delito”;  pero el juzgado comprobó que del supuesto carro del seguro Escobar sólo había tomado las placas y que era en realidad el carro robado a García Salazar. Entonces Escobar involucró también en su declaración al dueño del taller de nombre José Dolores Galeano Cadavid, donde había llevado el Renault 4 del remate;  pero Galeano explicó que su única relación con Escobar era reparar en su taller los vehículos que él llevaba; como la coartada y los testigos poco le funcionaron, Escobar fue enviado por primera vez directo a la cárcel de "La Ladera" en el barrio Boston de Medellín.  Nunca les perdonó a Pizano y Galeano su delación.  

Revista Alternativa: "El Padrino Designado". 1975


Agosto de 1975
Estas caratulas de la Revista de Izquierda "Alternativa" que conducían Gabriel García Márquez y Enrique Santos Calderón hicieron una tremenda presión sobre el gobierno del presidente Turbay que se convirtió en el peor enemigo de los traficantes de marihuana para justificarse como anti narco.

Matrimonio de Pablo Escobar. 1976



MARZO de 1976
La única foto conocida del matrimonio de Escobar es esta, porque fue a escondidas de la familia de la novia en el Valle, pero si existe el certificado de la diócesis de Palmira en la parroquia de La Santísima Trinidad.

Segunda reseña carcelaria de Pablo Escobar. 1976


JUNIO 1976
La segunda reseña carcelaria de Pablo Escobar tendría mayor impacto en su vida futura. El delito era narcotráfico y fue detenido el 9 de junio de 1976. Debe decirse que durante este carcelazo estuvo en tres sitios: Itagui, Yarumito y finalmente en la cárcel municipal de Pasto, adonde fue remitido buscando un tratamiento más blando que efectivamente consiguió

Primer artículo de El Espectador sobre Pablo Escobar. 1976

JUNIO 1976
Esta noticia intrascendente, perdida en las páginas de sangre de los periódicos, fue la que recordaría años después Guillermo Cano, director de El Espectador y sería el comienzo del fin de su carrera como político.  Aparece al lado de su primo Gustavo Gaviria y de su cuñado Mario Henao Vallejo.

Cayo Norman paraíso de la droga en Las Bahamas. 1977




Diciembre de 1977
Carlos Lehder que triunfaba en su visión del negocio de las drogas, deshizo abruptamente su sociedad original con George Jung,  haciéndolo su enemigo perpetuo, cuando comenzó a invertir  millones de dólares en el proyecto de Cayo Norman, la más occidental de las islas del archipiélago de las Exuma, a 80 km al sureste de Nassau, la capital de Bahamas y a solo 112 kilómetros de Miami, llamada en honor de un pirata de poca monta de la época de Morgan; quería aprovechar el relajamiento de las normas durante el gobierno del primer ministro Sir Lynden Oscar Pindling que permitía que cualquier cosa que se pudiera pagar, sucediera en su reino.   Compró la isla por 190.000 dólares a Charlie Beckwith, un socio del Sea Word de Fort Lauderdale,  que tuvo un proyecto fracasado de un hotel lujoso para buceadores y que tenía además una laguna natural infestada de tiburones martillo que nacían ahí y regresaban a copular por cientos, por lo que servían para disuadir a los visitantes inoportunos, pero también creaba un estuario ideal para atracar yates y descargarlos con toda comodidad; además tenía una pista de aterrizaje de unos 900 ms de longitud que la hacía un ideal fantástico para todo tipo de operaciones de tráfico de drogas o armas.  Como parte de un plan sistemático comenzó a hostigar a los escasos pobladores, haciéndoles pequeños atentados, puso guardias privados con perros, incluyendo un par de gorilas personales importados de Stuttgart y prohibió cualquier visita de turistas.  Como único dueño, quiso instalar una infraestructura que le sirviera de mampara, incluyendo un centro de investigación oceanográfico y un hotel tan lujoso como el de las islas vecinas que eran Highbourne y Eleuthera, con terrazas, un supermercado y la sucursal de alguno de los célebres bancos del paraíso fiscal de  Nassau.  Sin embargo estos proyectos no importaban tanto,  la isla personal se convirtió finalmente en un bastión incomparable para  el grupo de negociantes de drogas que posteriormente sería llamado “Cartel de Medellín” y que revolucionó el tráfico de narcóticos por vía aérea al hacer una escala técnica en las Bahamas antes de llegar a la Florida,  ampliando su capacidad y mejorando su seguridad. Mejoró la infraestructura, amplió la pista y puso poderosos equipos de comunicaciones.  Para principios del 78  estaba enviando directamente a Estados Unidos cargamentos grandes de cocaína de 300, 500 y hasta 1000 kilos que le proveían los mayoristas de Colombia, en especial Escobar.   En Cayo Norman la carga se re empacaba en aviones pequeños que hacían una auténtica “operación mosquito” sobre los aeropuertos de la Florida.  El antiguo grupo de padrinos había sido eficientemente remplazado por otro más audaz, creando la primera ruta efectiva para toneladas de droga, que partiendo de territorio antioqueño, con escala en Norman, terminaba en alguna parte de los Estados Unidos; la admiración por Lehder en ese momento, no tenía límites

La casa de Pablo Escobar cerca al Club Campestre. 1977


 Diciembre de 1977
Para esta época Escobar era un hombre rico, había conseguido su primer millón de dólares y comenzó a migrar de viviendas.  De Envigado en La Paz al barrio Los Colores cerca a la IV Brigada y luego a una casa en unidad cerrada a todo el frente del Club Campestre.

Hotel Posada Alemana de Carlos Lehder. 1978





(Personal de la Posada Alemana)


Mayo de 1978 

Lehder llegó a establecerse en la ciudad de Armenia y al poco tiempo  comenzó la construcción de su “Posada Alemana”, recordando el hotel de su padre.  Este era al estilo alpino de cinco estrellas que costó 3 millones de dólares y que sería, según sus planes,  el primer complejo turístico del Quindío y sus alrededores; tenía treinta cabañas con bar y chimenea, alquería, vinería, restaurante bávaro y zoológico; la discoteca era un homenaje a John Lennon,  adornada con un busto del desnudo artista con una guitarra al pecho y un agujero de bala en la espalda, esculpido por el maestro antioqueño Rodrigo Arenas Betancur;  el día de la inauguración Lehder se hizo llevar en helicóptero hasta una caravana de Chevrolet Capric Classic  oscuros, que llegaron en orden perfecto hasta donde se arremolinaban los curiosos que lo veían como una estrella de rock extranjera;  el mismísimo señor obispo Darío Castrillón Hoyos, (luego cardenal), impartió la bendición oficial. Esa imagen  adicionada a excentricidades en fiestas, lujos y desplazamientos en caravanas armadas, llevaron a la pacata ciudad de Armenia,  a estar patas arriba. Reorganizó también una empresa familiar que se llamaba “Cebú Quindío” donde organizó su cuartel general y que llegó a ser el mayor empleador de la ciudad con 256 personas a su cargo. La empresa le regaló un nuevo camión de bomberos a la ciudad y “comenzó el estudio de qué otras municipalidades lo necesitaban; también entregó una generosa donación a la asociación de periodistas de Armenia que rebautizaron el salón de reuniones como “Bahammas” [sic].  Entremezclado con lo más granado de la ciudad, en sus conversaciones siempre tenía ideas “geniales” y grandilocuentes: Quería tener una empresa de aviación que a la vez fuera escuela de pilotos que tanta falta hacían en el país y aero taxis,  que se llamaría “Aeroespacial Quindío”. Pensó en traer a los “Rolling Stones” a un fastuoso concierto gratuito en Armenia y durante meses planeó los detalles del escenario y la amplificación, esperaba que el grupo se presentara por un millón de dólares que hubiera gastado con gusto, con tal de tenerlos al lado de la “Posada”, pero nunca se concretó el negocio porque los manager del grupo no aceptaron tan exótica propuesta.  En cambio, cuando inauguró una pista de motocross en los terrenos de “La Posada”, luego de exhibiciones de motos y caballos hizo traer una tractomula que escondía un escenario para un conjunto de rock que tocó hasta la madrugada; ese día se repartieron libremente cigarrillos de marihuana entre los asistentes, fiel a sus principios de “hierba libre”.  Comenzó también otro gran proyecto turístico en la hacienda “Pisamal” a orillas del Río “La Vieja”, aprovechando los paisajes cafeteros; un adelanto de lo que sería luego esa zona para el turismo en Colombia con la llegada de los parques temáticos y finalmente planeó  un proyecto urbanístico llamado "La Colonia" que debía cambiarle por completo la cara a la ciudad; tendría viviendas multifamiliares de diferentes estratos pero con la más alta tecnología, con un sistema para despachar la comida a las casas por bandas sinfín que partirían de una cocina central, un teatro tipo Broadway, canchas múltiples, todo  rodeado  por una muralla perimetral protegida por circuito cerrado de televisión;  para entonces hubiera sido una auténtica ciudad del futuro que tampoco se llevó a cabo porque su declive empezó antes de lo esperado.