Mostrando entradas con la etiqueta El Osito. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta El Osito. Mostrar todas las entradas

Los PEPES se robaron al caballo Terremoto - 1993


El robo del caballo Terremoto, el consentido de Roberto Escobar Gaviria, alias Ositto, más que una presión a su hermano Pablo Escobar, fue un golpe directo y un castigo de Los PEPES a Roberto y una forma de presionar más sobre su hermano.

Roberto Escobar en el ciclismo




Roberto, más juicioso que los primos,  había entrado a estudiar electrónica en el SENA y se ayudaba  haciendo kilómetros como ciclista competitivo a nombre de las droguerías “Aliadas” y luego de los almacenes “Mora Hermanos” donde también trabajó después como dependiente;  incluso por esta época corrió la “Vuelta a Colombia” al lado de figuras legendarias como Martín Emilio “Cochise” Rodríguez y Ramón Hoyos Vallejo. En algunas propagandas de la época puede verse enfundado con la camiseta de “Mora Hermanos”; entre estas dos labores prácticamente sostenía a la familia.  Más tarde sería técnico de ciclismo con los equipos de la liga del departamento de Caldas y de viajar a México con el equipo de pista de Colombia; en este deporte se hizo a un nombre y a una experiencia que le permitieron independizarse y abrir el almacén “Bicicletas El Osito” que tuvo su época de esplendor con la bonanza cafetera vendiendo bicicletas a los campesinos del área del Viejo Caldas con el lema “más estrellas que la bicicleta Monark”, que era la más codiciada en esa época.  

El caballo Terremoto atacado por "Los PEPES". 1993


16 de julio de 1993
El caballo de paso fino “Terremoto”, avaluado en un millón de dólares,  el orgullo de Roberto Escobar Gaviria fue secuestrado en una de las pesebreras de los hermanos Ochoa como otra maniobra de presión de "Los PEPES".   El 28 de agosto el pobre caballo  fue devuelto vivo pero castrado; el animal fue encontrado abandonado, desnutrido y atado a un poste en la glorieta de “La Aguacatala”, al sur de  Medellín con un letrero que decía: “Aquí le devolvemos el caballo Terremoto al temible Roberto Escobar”.