Mostrando entradas con la etiqueta 1984. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 1984. Mostrar todas las entradas

Pablo Escobar pillado en Nicaragua. 1984



Foto disponible en el  museo de la DEA - Washington - USA correspondiente a la vigilancia de la DEA utilizando el avión de Barry Seal.  Esta es la foto donde más claros se ven los participantes en la operación, incluyendo a Escobar.


Con su familia (Victoria, Hermilda, su hermana Alba Marina, Manuela, recién nacida y Juan Pablo) Escobar viajó a una Managua destruida por el terremoto y por la guerra civil.  Según Sebastián Marroquín (o Juan Pablo Escobar)  en “Pecados de mi padre” fueron estos de Nicaragua los días más amargos de su vida.  Pero entonces, viviendo en medio de la estrechez y la pobreza, en una vivienda cerca de la autopista sur de Managua,   Escobar, que seguía narcotraficando activamente, bajó un tanto la guardia y la DEA logró que  Barry Aldemar Seal,  reclutado por ellos,  y que seguía actuando como un piloto de élite de la mafia, infiltrado en las entrañas de  "El Cartel", hiciera sus primeros vuelos por la ruta a Managua con su copiloto Félix Bates.  A los ocho días Seal en su labor de doble agente, estrelló un avión cargado de cocaína porque Carlos Lehder lo obligó a salir a punto de pistola con muy mal tiempo de alguna de las pistas clandestinas en los Llanos Orientales, porque había una gran presión de despachos de droga por los Juegos Olímpicos de Los Ángeles.  Rápidamente en un nuevo avión suministrado por “El Cartel”,  Seal intentó transportar una tonelada de cocaína pero nuevamente fue impactado por fuego antiaéreo sobre el lago de Managua al volar imprudente en los cielos de una ciudad bajo toque de queda aéreo y debió aterrizar de emergencia en el “Aeropuerto Internacional Sandino” donde fue detenido por la guardia somocista, conducido al llamado “bunker” de Somoza y liberado luego de unas semanas por el alto funcionario del Ministerio del interior,  Federico Vaughan.  Pero fueron muy oportunos estos daños,  porque en el siguiente viaje, Seal, reconocido como el piloto más confiable de la mafia,  llegó nuevamente a Nicaragua en un avión C-123K Fairchild, llamado cariñosamente "Fat Lady” (Dama gorda), suministrado por la DEA y acondicionado con un sistema de cámaras ocultas que permitieron fotografiar algo insólito: El propio Escobar y supuestamente su socio Gonzalo Rodríguez Gacha, que no se ve en las malas fotografías, estaban ayudando a descargar un avión, con 750 kg de cocaína, esta vez en el aeropuerto "Los Brasiles" de Managua,  con la supervisión del mismo Federico Vaughan,  ayudante principal de Tomas Borge Martínez, el  ministro del interior y de un tal “Pedro Pancho”, contacto del M-19.  Seal debió operar el sistema manualmente, temiendo que los repetidos cliks de la cámara terminaran por delatarlo. El que más nítido quedó fue Escobar,  en la primera y única vez que se le vio trabajando directamente en algo relacionado con la cocaína. Una de las razones sugeridas para este extraño comportamiento, fue que Escobar le había encargado al piloto una lista de sus caprichos que no tenía en  Managua, como videos, whisky Escocés, cigarrillos, chucherías de comer y 440 mil dólares en dinero efectivo para sus gastos urgentes que estaba reclamando en persona; por tanto más que descargar la cocaína que nunca tocaba, lo que necesitaba era la caja de sus golosinas y dólares.  Estas tomas eran un obsequio inesperado para la DEA y para todo el gobierno estadounidense. Nunca más se presentó una oportunidad igual de incriminarlo y él siempre quiso desvirtuar que estuviera involucrado en este episodio por lo que significaba en su prontuario.




La extraña bomba de la embajada americana. 1984



26 de noviembre de 1984.  Pablo Escobar estaba decidido  matar al embajador americano Lewis Tambs por la colección de afrentas personales que terminaban en su solicitud de extradición y que comenzaron con la denominación primigenia que hizo de narcoguerrilla y el decomiso de Tranquilandia; primero comenzó con una campaña de amenazas telefónicas al personal de la embajada e intentó infiltrar al personal de seguridad; cuando no lo consiguió organizó un atentado bomba con un pequeño Fiat cargado de 15 kilos de explosivos; es quizás el atentado menos difundido de Escobar y aunque hubo una sola víctima, el funcionario se sintió tan seriamente amenazado que envió su familia a USA y luego dejó del todo el país en enero de 1985; sobre Tambs, la revista Semana dijo lapidariamente que se iba “El americano feo”; seguía difundiéndose la idea que el M-19 “mataría cinco gringos por cada colombiano extraditado a Estados Unidos”;  el gobierno reforzó la seguridad de embajadas, las oficinas de la aerolínea Eastern y otros centros colombo-americanos.



Barry Seal muerto. 1984


Finalmente Escobar envió a buscar a Barry Seal con un escuadrón de sicarios enviado directamente desde Medellín. En una de esas actuaciones inexplicables de la justicia norteamericana, Seal que era un objetivo innegable de la mafia, en libertad condicional por cuenta  del juez Roettger de la Florida, fue condenado por el juez Polazola a residir expuesto en el centro de trabajadores comunitarios del Ejército de Salvación en Arline Highway en Baton Rouge, Lousiana;  lo que facilitó la ejecución de su condena a muerte  al quedar sin protección alguna del gobierno.

Tranquilandia y otros laboratorios de coca decomisados en 1984







Como parte del seguimiento satelital que hacían los americanos desde noviembre y ya en pleno decaimiento de la campaña antimafia de Lara Bonilla con un gobierno que no estaba interesado en la extradición aunque fuera presionada por el embajador Tambs, cayó en el sur del país todo el complejo de laboratorios de procesamiento de cocaína más grande del mundo en la llamada operación Yari 84: “Tranquilandia” (un gran laboratorio) y su conexos como Pascualandia (4 laboratorios) y “Villacoca” (15 laboratorios pequeños), con  8 pistas de aterrizaje en 500 hectáreas de terreno; además de la infraestructura se decomisaron unas 18 toneladas de cocaína lista que era su producción habitual en una semana que valían 1200 millones de dólares.  Por fin estaba siendo golpeada la columna vertebral de la mafia, lo otro habían sido solo caricias; era un golpe económico descomunal a una estructura industrial para procesar la coca que por primera vez lesionaba intereses económicos tan poderosos.  La dirección del operativo estuvo a cargo de los coroneles Jaime Ramírez Gómez, el mejor aliado que tuvieron los Estados Unidos en la policía Nacional de Colombia y de Luis Ernesto Gilibert, que fue posteriormente director de la misma Policía.  No fue un éxito completo puesto que por la feroz resistencia de las FARC escaparon unas 100 personas por el río Yari, cuyas aguas se “volvieron blancas” cuando se deshicieron de la cocaína; muchos de ellos murieron en su desbandada buscando llegar incluso hasta Leticia atravesando la selva.

Mapa de Tranquilandia 1984


MARZO 1984
Los laboratorios de Tranquilandia eran de tal magnitud que estaban localizados en tierras de los departamento de El Meta y El Caquetá, muy cerca de las vías fluviales como el río Yari.

Tranquilandia: Helicóptero misterioso. 1984



La foto famosa del HK 2704 X, el helicóptero del señor Alberto Uribe Sierra, padre de Alvaro Uribe Vélez que los periodistas se sorprendieron de encontrar en Tranquilandia


Rodrigo Lara Bonilla asesinado. 1984



El 30 de abril de 1984, en la mañana de su muerte, el ministro Lara recibió una información de un alto mando militar sobre otro atentado que parecía estar fraguándose en su contra; a diferencia de otras veces,  tomó esta información muy  en serio.  Pero el carrusel de la muerte activado para una mafia herida en todos los órdenes, sobre todo en el económico, estaba en un proceso irreversible y sin más dudas pasó su cuenta de cobro implacable, enviándole dos sicarios del grupo de Mario Castaño, alias “El Chopo”,  bien entrenados en la tenebrosa escuela del misterioso instructor de origen Judío, Isaac Guttan Esternbergef localizada en Sabaneta, del que no se conocen datos adicionales. Los enviados iban armados con granadas MK-2, ametralladoras Ingram, revólveres y chalecos antibalas,  lo persiguieron en la ruta desde el ministerio hasta su casa y lo mataron a balazos en el interior del Mercedes Benz blanco oficial a la altura de la calle 127 con la avenida Boyacá. El carro abaleado logró llegar hasta la casa del ministro que estaba sin vida en el asiento trasero.  Iván Darío Guizado Álvarez, el primer sicario murió en la persecución de los escoltas, el conductor Byron Velásquez Arenas alias "Quesito", resultó herido cuando la moto le cayó encima y fue capturado.

 

Entierro de Rodrigo Lara Bonilla. 1984




Un Belisario Betancur enardecido como nunca antes en su gobierno dijo en su alocución en la catedral de Neiva rodeado del procurador Carlos Jiménez Gómez, Álvaro Gómez Hurtado, Luis Carlos Galán, los ex presidentes y todo el gabinete ministerial.  El discurso fue el cambio completo de paradigmas en un gobierno que tanto se había distinguido por lo nacionalista y puede considerarse el inicio en Colombia de la “Guerra a las drogas” al estilo de Nixon en 1971.  Este es un fragmento: Ante la tumba de Rodrigo Lara Bonilla. (POR LA PATRIA QUE EL TANTO AMARA). “La dolorosa y trágica circunstancia que nos congrega en Neiva fecunda, exige que elevemos, más allá de la voz, el corazón y el pensamiento; y por sobre el dolor y la congoja, la voluntad irrevocable de superar el golpe aciago que ha caído sobre la patria. S

Reunión de Panamá con la mafia. Hoteles Marriott y Soloy. 1984


Hotel Marriot - Panamá


Hotel Soloy Panamá

MAYO 1984
Estos son los hoteles de las reuniones entre el Cartel de Medellín y el gobierno de Belisario Betancur.  En el primero el encuentro fue buscado por los narcos con Alfonso Lòpez Michelsen que era veedor de las elecciones y en el segundo, más modesto, fue el encuentro con Carlos Jiménez Gómez, procurador de la nación, donde recibió la llamada "Declaración Unilateral", primer intento de arreglo fallido en mayo de 1984.

Secuestro de Abel Escobar. 1984



SEPTIEMBRE DE 1984
Con Escobar que seguía en el exterior y tan encartado como estaba con el asunto de las fotos de Managua, unos delincuentes comunes de la banda de “Los Turcos”,  intentaron aprovecharse de “un vecino rico al que sus hijos visitaban en carros muy lujosos”, aunque de seguro al secuestrarlo ya supieran que era el papá de Escobar  y es así como  luego de hacer sus diligencias en el mercado,  Abel Escobar Echeverry, su padre, fue secuestrado cerca de su finca “Villa Hermilda” de La Ceja por seis hombres en traje de fatiga y armados con fusiles y ametralladoras,  después de identificarse como "agentes especiales", según el relato del conductor,  le pidieron a Escobar padre,  que los acompañara ya que "debemos hacer algunas averiguaciones sobre su hijo Pablo".  Por el camino, se dedicaron a detener a todos los vehículos con los cuales se cruzaron y a quitarles las llaves a sus conductores o a pinchar sus neumáticos para crear un poco de confusión.  Las primeras delirantes informaciones que consiguieron los trabajadores decían que lo tenía un grupo de derecha que quería arreglar cuentas con la mafia y que estaban ligados a la asociación “Tradición, Familia, Propiedad – TFP”, también que lo tenía la DEA intentando que el hijo saliera de su guarida,  lo que  no pasaban de ser infundios. Por supuesto Escobar  que seguía escondido en Nicaragua, se sintió desesperado al conocer la noticia y de inmediato con la ayuda de Roberto, su hermano, montó una estrategia para recuperar a su padre; pronto vio que no era suficiente empeño y con la sospecha que el presidente Daniel Ortega también pensaba en entregarlo a Estados Unidos, decidió mejor regresar a Medellín de inmediato en su avión piloteado por Roberto Striedinger, legando al aeropuerto Olaya Herrera con el objeto de ponerse al frente del rescate.   Como era un experto en estrategias, fueron varias las formas con las que intentó cazar a los secuestradores;  primero divulgaron públicamente que la mayor preocupación es que Escobar padre, de 72 años, sufre una "cardiopatía isquémica-arterioesclerosa"(sic), que le causó un bloqueo completo  razón por la cual lleva un marcapasos”; así lo informaron en  avisos de primera página  los periódicos El Colombiano y El Mundo de Medellín, firmados por su médico Miguel Sepúlveda;  de otra parte, en otro aviso publicado por la familia, ofrecieron jugosas gratificaciones a quienes suministren alguna información sobre el paradero del secuestrado


Pablo Escobar dirigió el rescate de un menor. 1984


Por casualidad durante la activa búsqueda de su padre Abel Escobar,  cuando comandaba un grupo de 50 hombres topó en la finca “La Felisa” del corregimiento “El Rubí” de Yolombó con un joven secuestrado de 16 años de nombre Wilson Patiño Toro y lo rescataron; la prensa hizo todo el despliegue de la noticia.