Buscar en este blog

Mostrando entradas con la etiqueta 1980. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 1980. Mostrar todas las entradas

CUANDO CARLOS LEHDER QUIZO TRAER A LOS ROLLING STONES A ARMENIA. 1980



https://www.las2orillas.co/cuando-carlos-lehder-quiso-traer-a-los-rolling-stones-a-armenia/

(Articulo publicado inicialmente en Las Dos Orillas) 

Cuando Lehder entendió que debía tener alternativas a su paraíso de tráfico de drogas en Bahamas y regresar a su natal Armenia, con su personalidad grandilocuente antes de volver le ofreció al gobernador del Quindío Mario Gómez Ramírez, la donación de una avioneta Piper a nombre de la empresa Air Montes Co, que era un regalo desproporcionado para la época que despertó sospechas y que era además un hábil montaje para legalizar sutilmente el avión o incluso tener un gemelo disponible para sus actividades ilícitas. El mensaje del ofrecimiento decía: Señor Gobernador: AIR MONTES, CO LTD, International Airplane Brokers (PO BOX N 4802) de Nassau – Bahamas, es una empresa dedicada a la compra y venta de aviones internacionalmente. Entre nuestras cláusulas están donar cierto valor en equipos cada año a comunidades surgientes (sic) que estén limitadas por falta de transporte aéreo propio. Nos complace comunicarle señor gobernador que en nuestra última junta directiva la cual cubrió donaciones, la gobernación del Quindío ganó como beneficiario en la adjudicación de una aeronave Piper Navajo modelo 1968, color blanco. La compañía volará gustosamente al lugar de entrega”. Firmado: Carlos Lehder Rivas. Representante legal de Air Montes. En pleno proceso de donación Lehder regresó a establecerse a la ciudad y para comenzar, reorganizó una empresa familiar que se llamaba Cebú Quindío, como su cuartel general y que llegó a ser el mayor empleador de la ciudad con 256 personas a su cargo; Cebú Quindío le regaló un nuevo carro de bomberos a la ciudad y “comenzó el estudio de qué otras municipalidades lo necesitaban”; también entregó una generosa donación a la asociación de periodistas de Armenia que rebautizaron el salón de reuniones como Bahammas [sic].  Lehder en sus conversaciones expresaba ideas geniales y grandilocuentes: Quería una empresa de aviación que a la vez fuera escuela de pilotos que tanta falta hacían en el país y aerotaxis, que se llamaría Aeroespacial Quindío. Comenzó también otro proyecto turístico en la hacienda Pisamal a orillas del Río La Vieja, aprovechando los paisajes cafeteros; un adelanto de lo que sería en el futuro esa zona para el turismo en Colombia con la llegada de los parques temáticos y finalmente planeó un proyecto urbanístico llamado La Colonia, que debía cambiarle la cara a la ciudad; tendría viviendas multifamiliares de diferentes estratos con la más alta tecnología, con un sistema de bandas para despachar la comida a las casas que partirían de una cocina central, un teatro tipo Broadway, canchas para todos los deportes, rodeado por una muralla perimetral protegida por circuito cerrado de televisión, lo que era un gran adelanto en seguridad;  hubiera sido una auténtica ciudad del futuro que tampoco se llevó a cabo porque su declive empezó antes de lo esperado. Al poco tiempo comenzó la construcción de su Posada Alemana, semejante al viejo hostal de su padre en Armenia; en un estilo alpino que costaría unos 3 millones de dólares; construyó treinta cabañas con bar y chimenea, alquería, vinería, restaurante bávaro y zoológico. En diciembre de 1981, Lehder inauguró por fin su hotel; inicialmente contrató 220 personas entre meseros, barman, cajeros, cocineros, etc. Se hizo llevar en helicóptero hasta una caravana de Chevrolet Capric Classic oscuros, que llegaron en un orden perfecto hasta donde se arremolinaban los curiosos que veían al exótico personaje como una estrella de rock extranjera; el obispo de Pereira, Darío Castrillón Hoyos, (luego cardenal), impartió la bendición oficial, porque Libardo Ramírez Gómez el obispo de Armenia se negó;  esa imagen excéntrica de fiestas, lujos y desplazamientos en caravanas armadas, llevaron a la pacata ciudad de Armenia, a estar patas arriba.  La discoteca John Lennon, fue lo más costoso y demorado del hotel; tenía fotografías del cantante en todas su épocas y en la entrada un busto desnudo con una guitarra al pecho y un agujero de bala en la espalda, del maestro antioqueño Rodrigo Arenas Betancourt.  La discoteca fue escenario para el desfile permanente de invitados nacionales y extranjeros: Camilo Sesto, Rafael Urraza, Helenita Vargas, Fausto y el ballet de Oscar Ochoa, para mencionar algunos.  Luego Lehder pensó en traer a los Rolling Stones a un fastuoso concierto gratuito en Armenia y durante meses planeó los detalles del escenario y la amplificación, esperaba que el grupo se presentara por un millón de dólares que hubiera gastado con gusto con tal de tenerlos tocando en La Posada, pero nunca se concretó el negocio porque el mánager del grupo no aceptó tan exótica propuesta, a pesar de que Lehder ya conocía a Wood el guitarrista de la banda, desde Cayo Norman donde a menudo recibía famosos. Según la autobiografía de Ronnie Wood, Lehder lo invitó en 1979, a él y al Beatle Ringo Starr a pasar un fin de semana en Cayo Norman. Wood escribió que la experiencia, en la que los músicos recibieron atenciones principescas, “terminó convertido en un mal recuerdo”, o también, “intercambiábamos rayas por riff y golpecitos de tarjeta, por golpes de batería”. Adicionalmente Wood mencionó que lo de Ringo y él fue prácticamente un secuestro, fraguado en una fiesta en París, donde supuestamente estaba presente Lehder y los conoció a ambos.  Como un sucedáneo a la negativa de los Rolling, cuando Lehder inauguró una pista de motocross, luego de exhibiciones de motos y caballos, hizo traer una tractomula que escondía un escenario para un conjunto de rock que tocó hasta la madrugada; ese día se repartieron libremente cigarrillos de marihuana entre los asistentes, fiel a sus principios de hierba libre, que siempre aplicó. [1],[2],[3],[4],[5],[6],[7],[8]

 

[1] Orozco, Jorge Eliécer.  “Lehder el hombre”.

[2] Kirkpatrck, Sidney.  “El Infierno de Lehder”.

[3] Wood, Ron.  “Roonie. The Autobiography”.

[4] Revista Semana. “Los mitos de los Rolling Stones”.  Disponible en: http://www.semana.com/cultura/articulo/los-mitos-de-the-rolling-stones-en-colombia/464736

[5] Entrevista con Carlos Toro. (Socio de Lehder y una especie de relacionista público de su organización).  Disponible en: http://www.pbs.org/wgbh/pages/frontline/shows/drugs/interviews/toro.html.

[7] La crónica del Quindío.  “Recordando la Posada Alemana”. Disponible en: http://www.cronicadelquindio.com/noticia-completa-titulo-especial-recordando-la-posada-alemana-parte-ii-nota-124755

[8] Las 2 Orillas. “Cuando el capo Carlos Lehder raptó a un Beatle y a un Rolling Stone”. 28/07/2014. Disponible en:  https://www.las2orillas.co/el-dia-que-un-beatle-y-un-rolling-stone-fueron-secuestrados-por-carlos-lehder/

Renovación Liberal de Pablo Escobar. 1980



Uno de los abogados de "El Padrino" Alfonso Gómez, ex decano de derecho de la Universidad de Medellín de nombre Jairo Ortega Ramírez fundó un movimiento político independiente de nombre “Renovación Liberal” con los siguientes cuatro postulados: 1) Que se hiciera “Consulta popular” para la elección de los candidatos liberales, 2)  No reelección presidencial (refiriéndose a las nuevas aspiraciones de López Michelsen), 3) renovación de la clase política tradicional y 4) Autonomía presupuestal para el manejo en el departamento de Antioquia”. 















Ciclismo patrocinado por Pablo Escobar. 1980


Quizás los conocedores identifiquen al ciclista, que en tiempos de campaña llevaba en su camiseta y pantaloneta al poderoso señor que tantos hilos movía en ese tiempo.  Curiosa foto del ciclismo y Renovación liberal.

Propaganda política de Pablo Escobar. 1980


Durante su campaña a la Cámara de Representantes, Escobar utilizó todo tipo de instrumentos desconocidos o poco usados hasta entonces por los políticos tradicionales. Bombas de gas con letreros, avionetas con propagandas en la cola, globos de aire caliente con cartelitos y hasta con billetes.

Germán Zea Hernández firmando la Ley de Extradición. 1980


El turno de estudiar el tratado de extradición estaba en Colombia y después de una poco discutida y fácil aprobación en la dos cámaras  del congreso,  Germán Zea Hernández, como ministro delegatario,  estampó su firma en la nombrada internamente como ley 27 de 1980 o “ley de extradición” con los Estados Unidos de América y que contenía los detalles de cómo se aplicaría a los habitantes de Colombia. Hasta este momento el país, por decisión expresa del Código Penal de 1936, prohibía estrictamente la extradición de colombianos, no así la de extranjeros.   Zea firmó inocente en reemplazo del presidente Turbay que se encontraba convenientemente de viaje, con Julio Londoño Paredes que curiosamente era el Ministro de Relaciones exteriores también encargado. Existen fotografías de ese gran momento con el gran cóndor de Obregón, detrás de la figura pequeña de Zea y todos los demás ministros del gobierno Turbay muy atentos