Mostrando entradas con la etiqueta Carros de Pablo Escobar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Carros de Pablo Escobar. Mostrar todas las entradas

El carro de la cárcel de Itagui






Este es el Ford antiguo que armaron los hermanos Ochoa durante su reclusión en la cárcel de Itagui. En la foto se observan como los muros fueron derribados para sacarlo al exterior y la protesta airada del periódico El Espectador que los pescó en este momento.

Lambretta de Pablo Escobar


El Escobar negociante no se quedó quieto; inicialmente tuvo un taller de reparación y alquiler de bicicletas en el barrio “La Paz” de Envigado, todo legal; con el producto de sus trabajos en el taller se compró una moto Lambretta con la que comenzó el trabajo de hacer vueltas de todo tipo,  ganando menos de lo que necesitaba, por lo que pronto terminó atracando establecimientos comerciales a mano armada, sobre todo graneros y salsamentarías de barrio; algunos dicen que incluso se convirtió en “asesino de la moto” u “hombres de la moto”, que llegaron a ser tan frecuentes en esta época en Medellín.  

Renault de Pablo Escobar. 1979




El carro amado por Escobar fue el Renault 4, para él y su familia.  Quizás porque cuando llegó fue un pequeño símbolo de estatus en la clase media colombiana.  También por la famosa "Copa Renault" en la que fue un entusiasta participante.










Otra imagen del Porshe de Pablo Escobar. 1979


Uno de los carros que Escobar prefería para las aventuras de "Fuerza libre" que se vivían en Medellín algunos fines de semana era los Porsche.  Aquí con otro modelo o al menos con otra pintura diferente.

SIMCA de Pablo Escobar. 1979




El Simca de las Chrysler nunca fue un carro exitoso, pero antes de popularizar el Renault 4 como carro colombiano por excelencia, se hicieron todos los intentos posibles por mejorar su fama; entre muchos eventos, carreras automovilísticas como la "Copa Marlboro" donde estos carritos eran los protagonistas y por supuesto Escobar no podía estar ausente.

Avisos de Copa Renault. 1979



Se pueden encontrar avisos invitando a la Copa Renault de ese año en todos los periódicos de Colombia.  Nunca antes había tenido tanto despliegue el deporte de motor en el país