Mostrando entradas con la etiqueta 1976. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 1976. Mostrar todas las entradas

Matrimonio de Pablo Escobar. 1976



MARZO de 1976
La única foto conocida del matrimonio de Escobar es esta, porque fue a escondidas de la familia de la novia en el Valle, pero si existe el certificado de la diócesis de Palmira en la parroquia de La Santísima Trinidad.

Segunda reseña carcelaria de Pablo Escobar. 1976


JUNIO 1976
La segunda reseña carcelaria de Pablo Escobar tendría mayor impacto en su vida futura. El delito era narcotráfico y fue detenido el 9 de junio de 1976. Debe decirse que durante este carcelazo estuvo en tres sitios: Itagui, Yarumito y finalmente en la cárcel municipal de Pasto, adonde fue remitido buscando un tratamiento más blando que efectivamente consiguió

Primer artículo de El Espectador sobre Pablo Escobar. 1976

JUNIO 1976
Esta noticia intrascendente, perdida en las páginas de sangre de los periódicos, fue la que recordaría años después Guillermo Cano, director de El Espectador y sería el comienzo del fin de su carrera como político.  Aparece al lado de su primo Gustavo Gaviria y de su cuñado Mario Henao Vallejo.

Jefe de la CIA asesinado en Bogotá. 1976


DICIEMBRE DE 1976
En Bogotá, en  una situación sin precedentes, fue asesinado el cubano americano,  Octavio González,  jefe de la oficina de la DEA en Bogotá.   El asaltante fue un tal Thomas Charles Cole, un veterano del Vietnam, que supuestamente llegó desde Nueva York a matarlo. Primero intentó venderle información sobre el tráfico de drogas y luego se dedicó a tenderle una celada; logró colarse en un ascensor privado a la vigilada oficina y luego se suicidó, aunque en la autopsia tenía varias costillas rotas; los mecanismos de seguridad no habían funcionado y parecía una celada de la CIA o la misma DEA contra alguien de adentro, que tenía información valiosa sobre las actividades subrepticias de la primera; o como un típico problema de drogas dentro de la delegación de Bogotá al que nadie prestó atención, tampoco el embajador,  lo que de por sí fue muy sospechoso