Mostrando entradas con la etiqueta 1977. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 1977. Mostrar todas las entradas

Barry Seal piloto de la mafia. 1977



Enero de 1977
Ese año comenzó a trabajar con la mafia el  experimentado  Barryman Adler Seal, alias "Barry Seal" o “El gordo”, que había llegado a ser el más joven piloto de Jumbo 747 en la TWA, pero que cayó en desgracia en la compañía por un contrabando de explosivos a México en el que se vió involucrado en 1972. Estaba aprovechado sus conocimientos aeronáuticos para convertirse en un eficiente piloto de los narcos de la marihuana y luego con la de “quaaludes” (metacualona); además de Luisiana,  uno de los territorios donde trabajó con cierta inmunidad fue en Arkansas, bajo la protección del millonario Dan Lesater que era muy cercano al entonces gobernador del estado Bill ClintonSeal fue uno de los pilotos que medró hasta ponerse en evidencia ante la DEA que comenzó a seguirle la pista



Carlos Lehder y George Jung. 1977


Jung el verdadero, en la revista FEDS


Jung, el actor en la película

Junio de 1977
Por esta época Carlos Lehder estaba terminando su condena en la correccional de Danbury y se aprestaba a regresar a Colombia con toda la información adquirida del traficante Jung y otros compañeros de prisión muy pintorescos, como Gordon Liddy, un abogado del caso Watergate, que le dieron ideas  que él había ido guardando en hojas que archivaba prolijamente; pero nada como los conocimientos sobre tráfico de drogas que le dio el veterano George Jung. Lehder fue liberado después de muchas promesas al juez sobre "que había aprendido una valiosa lección" y que debía volver a su finca de Armenia para ayudarle a su anciano padre; literalmente caminó la frontera hasta Canadá y cuando volvió a Medellín,  con su dominio del idioma, sus conocimientos de aviación y navegación, sus contactos internacionales y el poder de negociación que le dio a la mafia colombiana,  se convirtió en una especie de “ministro de relaciones exteriores” del grupo, no obstante su alocado temperamento. El principal contacto, siguió siendo Jung (o Jorge, “el amigo gringo de Boston”, como lo llamaron siempre), que dominaba como nadie el mercado americano y que Lehder usaría mientras le fuera útil.  Como habían prometido, constituyeron una sociedad para distribuir narcóticos a gran escala, en cantidades crecientes,  que incluyó la ciudad de Boston, donde está la zona de Amherst Massachusetts, con las Universidades de Amherst, Hampshire, Smith, Mount Holyoke y la propia de Massachusetts y la cercanía relativa de las cinco universidades más importantes de los Estados Unidos o la “Ivy League” como Harvard y el IMT,  que podían ser un mercado voraz,  además de toda  la costa oeste con el potencial que significaba Los Ángeles, territorio propio de la época de Jung como traficante de marihuana. Cuando comenzaron a trabajar, en tiempos en que no existían celulares,  Jung, llevaba doscientos dólares en monedas para llamar a su contacto en Colombia desde teléfonos públicos, una de las formas como las autoridades detectaban a los narcos en esos días.  Sin embargo el anhelo de Lehder desde entonces era tener una estación de relevo en las Bahamas, “esas islas donde la policía anda todavía en bicicleta”, como solía decir.  Incluso en ese momento pensaba que sería muy valioso esconder allí a personajes del mundo criminal de alta peligrosidad, cobrándoles una tarifa de 2 millones de dólares; pero luego ante la importancia que tomaba la cocaína en la sociedad americana, decidió enfocarse completamente en ese negocio.

Jemel Nacel. La Cubana que le presentó a Lehder con Pablo Escobar. 1977


Jemel Nacel era una atractiva cubana cuya familia, no ella, tenía algunos vínculos con Pablo Escobar, lo que permitió presentarle a Carlos Lehder.  No es la única teoría sobre cómo se conocieron ambos puesto que también se ha mencionado que fue en "Autos Lehder" un negocio de carros de lujo de la familia que supuestamente Escobar frecuentaba.

Cayo Norman paraíso de la droga en Las Bahamas. 1977




Diciembre de 1977
Carlos Lehder que triunfaba en su visión del negocio de las drogas, deshizo abruptamente su sociedad original con George Jung,  haciéndolo su enemigo perpetuo, cuando comenzó a invertir  millones de dólares en el proyecto de Cayo Norman, la más occidental de las islas del archipiélago de las Exuma, a 80 km al sureste de Nassau, la capital de Bahamas y a solo 112 kilómetros de Miami, llamada en honor de un pirata de poca monta de la época de Morgan; quería aprovechar el relajamiento de las normas durante el gobierno del primer ministro Sir Lynden Oscar Pindling que permitía que cualquier cosa que se pudiera pagar, sucediera en su reino.   Compró la isla por 190.000 dólares a Charlie Beckwith, un socio del Sea Word de Fort Lauderdale,  que tuvo un proyecto fracasado de un hotel lujoso para buceadores y que tenía además una laguna natural infestada de tiburones martillo que nacían ahí y regresaban a copular por cientos, por lo que servían para disuadir a los visitantes inoportunos, pero también creaba un estuario ideal para atracar yates y descargarlos con toda comodidad; además tenía una pista de aterrizaje de unos 900 ms de longitud que la hacía un ideal fantástico para todo tipo de operaciones de tráfico de drogas o armas.  Como parte de un plan sistemático comenzó a hostigar a los escasos pobladores, haciéndoles pequeños atentados, puso guardias privados con perros, incluyendo un par de gorilas personales importados de Stuttgart y prohibió cualquier visita de turistas.  Como único dueño, quiso instalar una infraestructura que le sirviera de mampara, incluyendo un centro de investigación oceanográfico y un hotel tan lujoso como el de las islas vecinas que eran Highbourne y Eleuthera, con terrazas, un supermercado y la sucursal de alguno de los célebres bancos del paraíso fiscal de  Nassau.  Sin embargo estos proyectos no importaban tanto,  la isla personal se convirtió finalmente en un bastión incomparable para  el grupo de negociantes de drogas que posteriormente sería llamado “Cartel de Medellín” y que revolucionó el tráfico de narcóticos por vía aérea al hacer una escala técnica en las Bahamas antes de llegar a la Florida,  ampliando su capacidad y mejorando su seguridad. Mejoró la infraestructura, amplió la pista y puso poderosos equipos de comunicaciones.  Para principios del 78  estaba enviando directamente a Estados Unidos cargamentos grandes de cocaína de 300, 500 y hasta 1000 kilos que le proveían los mayoristas de Colombia, en especial Escobar.   En Cayo Norman la carga se re empacaba en aviones pequeños que hacían una auténtica “operación mosquito” sobre los aeropuertos de la Florida.  El antiguo grupo de padrinos había sido eficientemente remplazado por otro más audaz, creando la primera ruta efectiva para toneladas de droga, que partiendo de territorio antioqueño, con escala en Norman, terminaba en alguna parte de los Estados Unidos; la admiración por Lehder en ese momento, no tenía límites

Cayo Norman (Bahamas) hoy. 2014



Cayo Norman es hoy un sitio turístico que muestra las ruinas del imperio que no fue.  Esta muy cerca de Nassau y los turistas asisten a ver el hotel, los restos de aviones, la pista derruída.

La casa de Pablo Escobar cerca al Club Campestre. 1977


 Diciembre de 1977
Para esta época Escobar era un hombre rico, había conseguido su primer millón de dólares y comenzó a migrar de viviendas.  De Envigado en La Paz al barrio Los Colores cerca a la IV Brigada y luego a una casa en unidad cerrada a todo el frente del Club Campestre.