Operación "Causa Justa". Panamá. 1989





Como un gran golpe mediático del gobierno de Estados Unidos,  se produjo con la invasión a Panamá que buscaba cazar al eternizado dictador Noriega y que era producto de la creciente militarización de la guerra de las drogas; el presidente Bush padre se dirigió al país diciendo: “Ciudadanos, anoche di la orden a las fuerzas militares de invadir Panamá.  Muchos han sido los intentos de resolver las cosas a través de la diplomacia, pero hemos sido rechazados por el dictador Manuel Noriega, acusado además de narcotraficante”. Este último punto era fundamental porque según la doctrina del gobierno de Estados Unidos cualquier cosa era válida contra un presidente narcotraficante.  Además de la detención de Noriega, Bush dijo que quería “proteger la vida de los ciudadanos estadounidenses que residían en Panamá” y “Defender la democracia y los derechos humanos”; lo que no dijo era que violenta invasión llamada “Causa Justa” usando 26.000 soldados de la 82ª división aerotransportada que llegaron furiosos queriendo además atrapar a Pablo Escobar Gaviria al que creían refugiado al lado del general y por supuesto proteger el canal. 

Llegó la hora "0" para Bush en Cartagena. 1990



26 de diciembre
Todo se alistaba para la reunión oficial que sería en la Casa de Huéspedes ilustres de Cartagena, estaban invitados, además de George Bush padre, Jaime Paz Zamora presidente de Bolivia, Alan García del Perú y por supuesto Virgilio Barco de Colombia.  Con esta fracasada visita que buscaba resolver entre otros los problemas con los narcotraficantes y con la extradición, Pablo Escobar arreció en su guerra. La paranoia no cesaba en Estados Unidos; la revista Newsweek dijo que “El Cartel de Medellín estaba ofreciendo 30 millones de dólares por el magnicidio de George Bush cuando visite a Colombia para la cumbre anti drogas que será en Cartagena”. La CBS a su vez, anunció que la mafia colombiana estaba equipada con misiles SA-7  Todo esto para ambientar una teórica invasión igual a la de Panamá para poner en cintura una nación tan disoluta; el senador Republicano Alfonse D’Amato dijo que "Los jefes del narcotráfico intentarán asesinar a Bush porque están desesperados".  Con tantos elementos negativos se desató una polémica  en Estados Unidos por el viaje de Bush a Colombia donde se presentó una imagen heroica de su presidente que estaba dispuesto a ir sin temor al “país más peligroso del mundo”.  Hasta Dan Quayle, el folklórico vicepresidente hizo un aporte de su mejor estilo:  “Si el presidente George Bush no fuera allá, estaría enviando un mensaje equivocado. El presidente estará haciendo lo que le corresponde... (sic)”.  
  

Oigamos a Galán en el Parque de Berrio. 1982




 4 de marzo de 1982.  Galán que ya era un fenómeno político nacional,  programó una visita de campaña a Medellín y sus copartidarios encabezados por Marulanda le estaban  organizando tres homenajes: uno en el hotel Intercontinental, otro al día siguiente en el club Campestre, pero especialmente una concentración histórica llamada “Oigamos a Galán” en el Parque de Berrio para el 4 de marzo,  que sería su gran consolidación en el departamento.  Hasta el momento los seguidores de Galán seguían muy preocupados con la preferencia de Escobar y el resto del grupo de Renovación Liberal por unirse a ellos como su movimiento político de base  y de su negativa de retirarse.  Galán sabía que sin quererlo estaban enredados con la mafia y que muy pronto sus enemigos lo acusarían de dejar colar narcotraficantes en sus listas lo que arruinaría por completo el mensaje renovador y pulcro que intentaba proyectar. Por eso esta era una oportunidad perfecta para que todos se enteraran de su expulsión. La reunión multitudinaria transcurrió en una tarima enfrente de la iglesia de la Candelaria del Parque Berrio y durante el acto,  Escobar y Jairo Ortega sufrieron el supremo desaire de ser expulsarlos en la plaza pública;  desde aquí comenzaría entonces el odio irrestricto de Escobar  por el candidato Galán, que luego le costaría la vida.   Las  palabras exactas de Galán esa tarde contra Renovación Liberal fueron: como ustedes saben, hubo otro sector en la política  antioqueña que tan pronto se frustró la candidatura del doctor Santofimio Botero, hace unos meses, vinieron al lado nuestro para ofrecernos su respaldo.  Sin embargo, esas personas no representan nuestros criterios políticos.  Las listas que encabeza en la cámara el doctor Jairo Ortegano representan  mi candidatura presidencial en Antioquia, porque tal grupo no respetó nuestros compromisos con el pueblo colombiano, de renovación  política, de restauración moral que  no podemos transigir en ningún  sentido y por ninguna razón. Preferimos perder esos votos, pero no perder nuestra autoridad moral para defender la restauración democrática de este país.  Les dimos la oportunidad de rectificar los errores que estaban cometiendo y no pudieron ni quisieron hacerlo...  Nunca se dijo el nombre de Escobar pero no se necesitaba;  la gente entendió bien de quién se trataba.  Ese mismo día,  sin que los interesados lo registraran, silenciosamente  entró en plena vigencia el tratado de extradición o Ley 27, que ya había sido  aprobado ya por el senado estadounidense y que sería el meollo de todas las guerras de los narcotraficantes contra la extradición en los siguientes 10 años.

Revista Newsweek. Cocaine. The Evil Empire. 1985



La novedad del comienzo del año 85 fue que la gran prensa americana se estaba ocupando cada vez más del tema de las drogas.  Se publicó primero un artículo de la revista Newsweek con el título "Cocaína imperio del demonio" (“Cocaine: The evil empire”) sobre los carteles de la droga y biografías de los principales narcotraficantes incluyendo a Escobar

Pablo Escobar en Brasil. 1982



Inmediatamente después de la elección en 1982, Escobar organizó un viaje a Río de Janeiro en Brasil.  Quedó tan gratamente impresionado que lo repitió a los dos meses, con su primo, sus socios y otros amigotes, pero sin señoras.  Fueron en realidad varios los viajes que realizó finalmente

Virginia Vallejo en el programa con Pablo Escobar. 1983






Tanto interés despertó su generosidad que consiguió que lo entrevistaran en un horario “triple A” desde el basurero de Moravia en el programa de Virginia Vallejo García llamado "Hoy por Hoy, Magazine del Lunes"  de la programadora “TV Impacto”, en el aire desde 1981,  que decidió hacer un gran especial sobre el "Medellín sin tugurios" lanzando a Escobar al estrellato nacional. El vínculo se dio porque la programadora de las socias Margot Ricci y Virginia Vallejo estaba insolvente, por lo que se les ocurrió ofrecerle publicidad al entonces rico, excéntrico y misterioso Escobar, al que Virginia había conocido previamente en Nápoles con su compañero Aníbal Turbay, un año antes, en un paseo de fin de semana. Escobar solo pidió cinco minutos para explicar su obra social a cambio de una pauta de Bicicletas Ossito, pero ellas decidieron otorgarle el programa completo donde también aparecieron líderes barriales como “El Pecoso” que en la entrevista dijo entusiasmado: “más de cinco mil personas se han beneficiado de nuestro benefactor Pablo Escobar”.

El Coca-Gate. 1986



El avión “Fat Lady”, el mismo Fairchild C-123, matrícula civil N4410F, que fue utilizado previamente por Barry Seal en el episodio de las fotos Managua y que siguió al servicio de la DEA, había sido derribado por los sandinistas, al volar sobre territorio nicaragüense, entre Salvador y un rancho en Costa Rica. Al caer murieron tres personas, el único sobreviviente fue el ex marine Eugene Hasenfus, quien alcanzó a saltar en paracaídas. En el episodio llamaba la atención que el mismo avión de las fotografías de Escobar fuera el de este asunto de la CIA; la magnitud del hecho se captó en una fotografía de Hasenfus, siendo llevado de cabestro con las manos atadas adelante, por un diminuto soldado sandinista, que le dio la vuelta al mundo, fue portada de periódicos y  se convirtió en el lema de una campaña publicitaria de los Sandinistas: “Más de un batallón de los vuestros, invasor rubio, habrá mordido el polvo de mis agrestes montañas”. En los restos del avión apareció un cargamento de armas y municiones que, según la confesión de Hasenfus, era para los "Contras" nicaragüenses.  Esta confesión constituyó la primera prueba irrefutable de que el gobierno de Estados Unidos, violando las prohibiciones expresas del congreso, estaba prestando ayuda de tipo militar a los antisandinistas, a través de una red de apoyo, comenzando el escándalo llamado “Iran-gate” que debió ser investigado por el Congreso ante la renuencia del FBI y por supuesto de la CIA de hacerlo. La noticia fue publicada primero en un diario libanes diciendo que había venta de armas al gobierno de Irán a cambio de liberar un grupo de 7 militares que eran rehenes de los "estudiantes" iraníes, lo que el presidente Reagan negó vigorosamente, pero que tuvo que ir aceptando posteriormente, aclarando que las armas no buscaban la liberación de rehenes norteamericanos en Irán. Pero lo revelado fue peor: venderle a Irán, enemigo de los Estados Unidos, embarcado en una guerra con Irak que debía ser equilibrada; con ese dinero comprar cocaína de "El Cartel de Medellín ", para venderle a la pandillas de Los Ángeles y San Francisco y multiplicar los fondos para darle armas a "Los Contras" de Nicaragua;  esta red de millones de dólares había sido creada por el coronel del cuerpo de marines Oliver Laurence North, desde los mismos sótanos de la Casa Blanca y el escándalo se llamó "Irán-Gate" o "Irán-Contras". Pero si el gobierno Reagan creía que todo había terminado allí, estaba equivocado; dos tripulantes que murieron en el avión de Hasenfus, el piloto William Cooper  y el copiloto, Wallace Sawyer, piloto de la CIA, cargaban su propio libro de vuelos, en el cual estaban registrados los viajes que habían llevado a cabo en los últimos años.  Las notas incluían varios viajes a Barranquilla y otras partes de Colombia, lo que  confirmaba la siniestra posibilidad de que además de  armas,  también el grupo hubiera traficado con drogas.  La sospecha cobró fuerza cuando el entonces senador demócrata de Massachusetts, John Kerry, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, envió una carta al Departamento de Justicia, manifestando que él había sido abordado por un informante que aseguraba haber participado en operaciones de droga, en las cuales estaban involucrados “El Cartel” y personal de la CIA;  el informante indicó que la CIA estaba enviando armamento a Colombia y que, en los vuelos de regreso de los aviones utilizados, se traía cocaína embarcada por Escobar;  el senador Kerry agregó que el mismo informante le había dicho que agencias del gobierno de Estados Unidos estaban suministrando armas a los "contras" nicaragüenses. Tan grave era esta acusación que inicialmente no fue tomada en serio por los medios, pero cuando semanas después la noticia del suministro de armas prohibidas a "Los Contras", quedó  confirmada, la otra, la conexión narco-CIA, adquirió suficiente credibilidad como para que la Comisión de relaciones Exteriores del Senado, a instancia de Kerry, abriera una investigación paralela a la del “Iran-gate”, llamada “Coca-gate” que era todavía de mayor gravedad, el gobierno gringo (CIA) traficando con Escobar para satisfacer sus intereses estratégicos y en otras circunstancias, suficiente para tumbar al presidente Reagan.

Hacienda Nápoles. Casa principal. 1978




Esta es la casa principal del complejo de Nápoles y donde ocurrían las principales fiestas.  Faltan los árboles porque estaba muy recién construida.

El cuadro "Rock and Roll" de Dali. 1993



Esta es una de las famosas obras de Dali, Rock and Roll o los Danzantes, de la serie "The seven lively arts", avaluada en más de 3 millones de dólares, que fue robada por Carlos Castaño a nombre de Los PEPES y que cuando iba a ser devuelta a su dueña Victoria Eugenia Henao, luego de la muerte de Escobar, esta prefirió regalársela para disminuir las distancias con él.

Casa de Rodríguez Gacha en Medellín




La única casa conocida de Rodríguez Gacha en Medellín fue esta en la llamada "Loma del Belfort" en Castropol, que ya no existe.  Tenía cancha de fútbol iluminada, discoteca y una cómoda casa de habitación.

Noticias de la Entrega de Pablo Escobar. 1991



En la guerra de nervios que se desató antes del sometimiento a la justicia de Escobar en 1991, un rumor circuló con insistencia: Que se entregaría con otros 100 extraditables.  Esto nunca ocurrió así.

Habitación de Pablo Escobar en La Catedral. 1991



La habitación de Escobar en La Catedral tenía por supuesto todas las comodidades: Varias camas pasaron por allí, incluso una de agua, Televisores de diferentes tamaños, colección de VHS, equipo de sonido, Bar dotado, Nevera, Horno de microondas, Sofá en una sala de estar, cortinas, adornos.

Palomas mensajeras en La Catedral. 1991


Resultado de imagen para palomas mensajeras AND pablo Escobar

Johny Aguilar, alias "Palomo" tenía algunas palomas mensajeras en La Catedral, la intención por supuesto era enviar mensajes y burlar el cerco más allá del control de los guardias, pero como no había control de los guardias también era un poco el juego que Escobar rebelde hacia con todas las autoridades

El asunto de Rene Higuita en La Catedral. 1991



A los pocos días de sometido en junio de 1991, se sintió nostálgico, sin suficientes amigos con quien jugar y envió por “el loco” René Higuita, arquero del Atlético Nacional a quien estimaba mucho. - “El patrón manda por usted…”,  le dijeron; el jugador obediente tramitó los permisos para ir a visitarlo ante los militares.  El coronel Augusto Bahamón Dussán, sub comandante de la Cuarta Brigada dio la autorización sin fijarse mucho, “para quitármelo de encima como se dice vulgarmente…”. Escobar solo quería saludarlo, ejercer un poco su poder y jugar un partido de futbolito.