Curiosa "V" en la posesión de la Cámara de Representantes. 1982


Esta foto es única.  El momento en que Escobar jura solemne como Representante suplente de Jairo Ortega Ramírez.  Nótese el traje formal oscuro y la corbata, puesto que se confunde a menudo con su primer ingreso al recinto de la Cámara (para legislar), acompañado de su esposa, con traje claro y sin corbata.

Masacre en la Catedral. 1992


En la cancha de fútbol fueron desmembrados y quemados Fernando Galeano y Gerardo Quico Moncada, según los relatos ulteriores.

En algún momento entre finales de junio y principios de Julio de 1992 ocurrió la llamada "Masacre de La Catedral", que comenzó con el asesinato de los socios de Escobar, Gerardo Moncada y Fernando Galeano, pero se continuó con la muerte de familiares, contadores, administradores y testaferros, tanto en la cárcel como en el resto del valle de Aburrá.  Los internos quemaron los cadáveres en la cancha dejando una cicatriz en el césped que puede verse en la fotografía.

 

Noticiero Antioquia al Día de Pablo Escobar. 1983


Después de varios intentos de tener medios regionales poderosos, incluso una revista que le hiciera competencia a Semana, fundó el noticiero "Antioquia al Día" como un apéndice regional que se emitía en el noticiero nacional de Arturo Abella Rodríguez, llamado Telediario 7 en punto, en una época en que la televisión era centralizada totalmente en Bogotá y no existían ni Teleantioquia, ni Telecaribe u otros regionales. El logo del noticiero que dirigía Hernando Gómez Barrios era un sol sonriente,  la presentadora era una chica bonita, Patricia Echavarría y la acompañaban los  periodistas Miguel Zapata Restrepo, Federico Montoya Mejía y Hernando Manrique, un grupo de gran experiencia.  Cuando Escobar logró los cinco minutos dentro del noticiero llamo a don Miguel Zapata Restrepo, muy conocido por el radio periódico Clarín (“el que dice lo que los otros callan”).   Se hicieron buenos amigos, incluso don Miguel cuenta que algún día le robaron un carro, por lo que buscó al secretario de gobierno que era su amigo personal, quien le dijo: “Tranquilo Miguel, eso lo anotamos aquí a ver qué pasa”; cuando fue donde Escobar, este también tomó atenta nota y en dos horas tuvo el carro de vuelta.  Hacían una nota semanal con la homilía del arzobispo Alfonso López Trujillo que puntualmente era enviada a Bogotá; Escobar que todo lo supervisaba enviaba los técnicos a la propia casa del arzobispo para grabar este segmento que era un poco de lobby religioso. Escobar consiguió equipos de última generación, tantos que los usaron para hacer unas tomas ecológicas en la hacienda Nápoles con Escobar mismo dirigiendo los libretos.  Arturo Abella cuando vio este material,  les pidió entonces a sus nuevos socios que hicieran unas notas adicionales sobre ecología dirigida a los jóvenes que se llamaron “Gente Menuda” y que salieron al aire desde el zoológico de Nápoles con la animación de su sobrino Gustavo Gaviria Restrepo,  durante algunas emisiones del noticiero. 

Alfonso López candidato en Antioquia. 1982




Estas fotos son históricas por el momento que marcan.  En septiembre de 1981 ya había ocurrido la famosa reunión en el Hotel Intercontinental entre el candidato López, sus asesores encabezados por Ernesto Samper y la cúpula de la mafia antioqueña.  Esta era su primera visita como candidato presidencia en campaña, 8 días antes de la expulsión de Escobar por parte de Galán en el parque Berrío.

Fusilamiento en cuba de implicados en la "Conexión Cubana", 1989


En julio de  1989, las agencias cubanas dieron a conocer al mundo con lujo de detalles,  en una actitud poco usual en ellos, la noticia de la detención del general Arnaldo Ochoa Sánchez, héroe de la revolución, hombre de confianza de Fidel  Castro y veterano de la Sierra Maestra y de Angola, con  su ayudante, el capitán Jorge Martínez Valdés acusados de tráfico de drogas; con ellos cayeron también los hermanos Patricio y Antonio, "Tony" de la Guardia Font, general y capitán de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, respectivamente y adicionalmente el ministro de Transporte, Diocles Torralba, el del interior José Abrahante y el mayor Amado Padrón, ex cónsul en Panamá y personaje importante en los negocios internacionales del régimen de Fidel.  En conjunto fueron acusados de enviar a través de la isla, seis toneladas de cocaína a Estados Unidos, percibiendo ganancias de 3.4 millones de dólares; se les acusó de contactarse con Escobar; de traficar ilícitamente con cocaína pero también con diamantes y marfil; de utilizar el espacio aéreo, el suelo y las aguas cubanas para actividades de narcotráfico y de avergonzar a la revolución con actos calificados como de alta traición. Un editorial del periódico Granma aceptó que el narcotráfico los estaba tocando por primera vez en su historia revolucionaria inmaculada. El juicio de Ochoa fue televisado durante un mes, donde el militar se auto inculpó de los delitos y pidió para si la pena de muerte, porque querían dejar en claro que esto no era permitido en la revolución.  En el mes siguiente fueron fusilados en Cuba todos, excepto  José Abrahantes, el ministro del interior, que fue condenado a 20 años de prisión por negligencia