Necropcia de Pablo Escobar. Heridas en la cabeza. 1993


La imagen habla por sí misma y pocos comentarios amerita.




No hay comentarios: