La extraña bomba de la embajada americana. 1984



26 de noviembre de 1984.  Pablo Escobar estaba decidido  matar al embajador americano Lewis Tambs por la colección de afrentas personales que terminaban en su solicitud de extradición y que comenzaron con la denominacion primigenia que hizo de narcoguerrilla y el decomiso de Tranquilandia; primero comenzó con una campaña de amenazas telefónicas al personal de la embajada e intentó infiltrar al personal de seguridad; cuando no lo consiguió organizó un atentado bomba con un pequeño Fiat cargado de 15 kilos de explosivos; es quizás el atentado menos difundido de Escobar y aunque hubo una sola víctima, el funcionario se sintió tan seriamente amenazado que envió su familia a USA y luego dejó del todo el país en enero de 1985; sobre Tambs, la revista Semana dijo lapidariamente que se iba “El americano feo”; seguía difundiéndose la idea que el M-19 “mataría cinco gringos por cada colombiano extraditado a Estados Unidos”;  el gobierno reforzó la seguridad de embajadas, las oficinas de la aerolínea Eastern y otros centros colombo-americanos.