El Minuto de Dios con el mar de Coveñas. 1991


El 18 de abril de 1991, el programa "El Minuto de Dios" que solía ser un tanto soso y monótono, de pronto tuvo un cambio de esquema, Escobar le enviaba un mensaje en clave a Pablo Escobar para que se entregara:

"¡Oh mar! ¿Oh inmenso mar que los sabes todo! Quiero preguntarte unas cosas contéstame.  Tu que guardas los secretos, quisiera hacer un instituto de rehabilitación de sicarios en Medellín.  Háblame tu que guardas los secretos, quisiera hablar con Pablo Escobar, a la orilla del mar, aquí mismo, sentados los dos en esta playa... Me han dicho que quiere entregarse.  Me han dicho que quiere hablar conmigo.  !Oh mar!, ¿Oh mar de Coveñas a las cinco de la tarde cuando el sol esta cayendo.  ¿Qué debo hacer? Me dicen que el está cansado de su vida y con su bregar y no puedo contárselo a nadie, mi secreto.  Sin embargo me está ahogando interiormente... ¡Oh mar!.".  Es el ofrecimiento del padre como mediador que por supuesto no es casual es el fruto de la búsqueda incesante que hizo Alberto Villamizar de una clave para destrabar el proceso de la entrega de los secuestrados incluyendo su esposa.  El ministro de Defensa, General Oscar Botero Restrepo, reiteró en Medellín que el Gobierno Nacional está dispuesto a garantizarle a Pablo Escobar Gaviria el respeto de sus derechos, en caso de que decida acogerse a la justicia colombiana. Al día siguiente: Rafael García Herreros es llevado a Medellín a la casa de Fabio Ochoa Restrepo y luego a la cárcel de Itagui donde estaban los tres hermanos.  Allí le escribió una carta a Pablo Escobar en estos términos: " …el objetivo de esta carta es pedirte que busquemos juntos el camino para pacificar a Colombia.  Quiero decirte que estoy dispuesto a ayudarte para llegar a este fin.  Igualmente quiero servirte de garante para que te respeten todos tus derechos y los de tu familia y amigos.  Te ruego que tengas una actitud de perdón aunque estés muy lastimado...  si crees que podemos encontrarnos en alguna parte dímelo”.