Lambretta de Pablo Escobar


El Escobar negociante no se quedó quieto; inicialmente tuvo un taller de reparación y alquiler de bicicletas en el barrio “La Paz” de Envigado, todo legal; con el producto de sus trabajos en el taller se compró una moto Lambretta con la que comenzó el trabajo de hacer vueltas de todo tipo,  ganando menos de lo que necesitaba, por lo que pronto terminó atracando establecimientos comerciales a mano armada, sobre todo graneros y salsamentarías de barrio; algunos dicen que incluso se convirtió en “asesino de la moto” u “hombres de la moto”, que llegaron a ser tan frecuentes en esta época en Medellín.