Palacio de Justicia quemado. 1985





Puede ser difícil de aceptar, pero el éxito real de la toma del Palacio de Justicia, no era solo la parte polìtica obtenida por el M-19 al humillar a Belisario Betancur y someter a la Corte Suprema, sino la de su financiador Pablo Escobar que en su lógica perversa quería a toda costa destruir los expedientes de extradición que cursaban precisamente en ese momento en una de las salas del Palacio de Justicia.  No se entiende pues toma sin incendio y eso que faltaron las armas pesadas que no pudieron llegar del exterior para soportar esta toma.

El avión del asesinato de Carlos Pizarro. 1989



Carlos Pizarro llegó al aeropuerto Eldorado para tomar un avión de Avianca a Barranquilla, donde iniciaría una correría por toda la costa en desarrollo de su campaña presidencial.  Aunque para ese momento, el candidato del M-19 era uno de los hombres más custodiados del país y las medidas de seguridad se habían extremado luego de que en la sede de la campaña se recibió una llamada anónima que alertó sobre un atentado,  el esquema de seguridad cambió la hora de la reserva del vuelo y organizó los trámites para que Pizarro abordara el vuelo sin hacer filas.  El cuerpo de escoltas, conformado por 14 hombres, cuatro del M-19 y el resto del DAS, inspeccionaron el avión minutos antes de que fuera ocupado por los viajeros.  Cuando el capitán apagó la luz de cinturones de seguridad,  el sicario de nombre Gerardo Gutiérrez Uribe alias Jerry, quien viajaba  adelante,  se levantó de su silla y se dirigió al baño posterior, a escasos metros de la silla que ocupaba Pizarro, entró al baño del avión; salió y accionó el gatillo de una subametralladora mini Ingram por la espalda de Pizarro y vació el proveedor de calibre 9 milímetros: 13 tiros impactaron en la cabeza, cuello y manos del político. Los guardaespaldas reaccionaron y abatieron al agresor, lo que era fundamental; de milagro ningún disparo atravesó la estructura del avión. Era el mismo modus operandi de otros casos, aunque lo que existía en Colombia era una auténtica conspiración contra los candidatos presidenciales de la izquierda siempre atribuida a Escobar, pero que en este caso es poco creíble puesto que parece más un crimen del grupo de los hermanos Castaño.



Robo de la espada de Bolívar. 1974




El 17 de enero de 1974, el grupo M-19 robó una de las espadas de Bolívar de la Quinta del libertador en Bogotá y con eso inauguró simbólicamente el inicio de este grupo subversivo.  La relación con Pablo Escobar se encuentra en que Iván Marino Ospina se la regaló en algún momento para halagarlo.

Discoteca Cama Suelta. 1992





La discoteca Cama Suelta en la loma del Chocho en Envigado, fue una de las preferidas de Escobar. De ser casi una ramada en una zona de muchos negocios, fue convirtiéndose en la preferida de los jóvenes.  Cuando Escobar la compró y la convirtió casi en un bunker, se perdió el encanto.