Así maté a Pablo Escobar