Periódico Quindío Libre. 1983





Para divulgar su filosofía publicó la primera edición de un nuevo periódico en el eje cafetero llamado "Quindío Libre" un semanario dedicado a exaltar su propio movimiento.  El periódico era de un antiguo militante del MRL de la primer época de  López Michelsen, que le había vendido todos los derechos a Lehder, incluyendo un eslogan que rezaba: “El primer periódico no alineado de Colombia” y debajo otro que decía “Por la unión paisa”;  en el extremo superior derecho una frase proclamaba que: "Este periódico no acepta publicidad de ninguna multinacional. Sólo promueve la empresa colombiana". Costaba 10 pesos y el único aviso publicitario era el de su “Posada Alemana”; en un boletín,  uno de sus redactores decía que “Carlos Lehder era un hombre que se parecía a Cristo”. Tenía varios blancos preferidos: el Grupo Gran Colombiano de Jaime Michelsen Uribe, al que consideraban “explotadores del pueblo colombiano”, Silvio Ceballos, político de Armenia del Nuevo Liberalismo, su enemigo local, Virgilio Barco Vargas, por haber firmado la extradición con Estados Unidos y ser un “vende patria”,  y el periódico  El Tiempo, por algún artículo que había escrito Enrique Santos Calderón, criticando al “Movimiento Latino Nacional”;  esto había causado que fueran quemados ejemplares de El Tiempo  en Armenia. A Quindío Libre le agradaban mucho personajes como Alberto Santofimio Botero que era para ellos “un joven líder y fogoso batallador parlamentario”, el general Gustavo Rojas Pinilla, Omar Torrijos de Panamá y el poeta nadaista Gonzalo Arango, a quién le dedicaron páginas enteras, analizando su obra y su trascendencia.