Pablo Escobar en Nicaragua. 1984



Foto disponible en el  museo de la DEA - Washington - USA correspondiente a la vigilancia de la DEA utilizando el avión de Barry Seal.  Esta es la foto donde más claros se ven los participantes en la operación, incluyendo a Escobar.




Con su familia (Victoria, Hermilda, su hermana Alba Marina, Manuela, recién nacida y Juan Pablo) Escobar viajó a una Managua destruida por el terremoto y por la guerra civil.  Según Sebastián Marroquín (o Juan Pablo Escobar)  en “Pecados de mi padre” fueron estos de Nicaragua los días más amargos de su vida.  Pero entonces, viviendo en medio de la estrechez y la pobreza, en una vivienda cerca de la autopista sur de Managua,   Escobar, que seguía narcotraficando activamente, bajó un tanto la guardia y la DEA logró que  Barry Aldemar Seal,  reclutado por ellos,  y que seguía actuando como un piloto de élite de la mafia, infiltrado en las entrañas de  "El Cartel", hiciera sus primeros vuelos por la ruta a Managua con su copiloto Félix Bates.  A los ocho días Seal en su labor de doble agente, estrelló un avión cargado de cocaína porque Carlos Lehder lo obligó a salir a punto de pistola con muy mal tiempo de alguna de las pistas clandestinas en los Llanos Orientales, porque había una gran presión de despachos de droga por los Juegos Olímpicos de Los Ángeles.  Rápidamente en un nuevo avión suministrado por “El Cartel”,  Seal intentó transportar una tonelada de cocaína pero nuevamente fue impactado por fuego antiaéreo sobre el lago de Managua al volar imprudente en los cielos de una ciudad bajo toque de queda aéreo y debió aterrizar de emergencia en el “Aeropuerto Internacional Sandino” donde fue detenido por la guardia somocista, conducido al llamado “bunker” de Somoza y liberado luego de unas semanas por el alto funcionario del Ministerio del interior,  Federico Vaughan.  Pero fueron muy oportunos estos daños,  porque en el siguiente viaje, Seal, reconocido como el piloto más confiable de la mafia,  llegó nuevamente a Nicaragua en un avión C-123K Fairchild, llamado cariñosamente "Fat Lady” (Dama gorda), suministrado por la DEA y acondicionado con un sistema de cámaras ocultas que permitieron fotografiar algo insólito: El propio Escobar y supuestamente su socio Gonzalo Rodríguez Gacha, que no se ve en las malas fotografías, estaban ayudando a descargar un avión, con 750 kg de cocaína, esta vez en el aeropuerto "Los Brasiles" de Managua,  con la supervisión del mismo Federico Vaughan,  ayudante principal de Tomas Borge Martínez, el  ministro del interior y de un tal “Pedro Pancho”, contacto del M-19.  Seal debió operar el sistema manualmente, temiendo que los repetidos cliks de la cámara terminaran por delatarlo. El que más nítido quedó fue Escobar,  en la primera y única vez que se le vio trabajando directamente en algo relacionado con la cocaína. Una de las razones sugeridas para este extraño comportamiento, fue que Escobar le había encargado al piloto una lista de sus caprichos que no tenía en  Managua, como videos, whisky Escocés, cigarrillos, chucherías de comer y 440 mil dólares en dinero efectivo para sus gastos urgentes que estaba reclamando en persona; por tanto más que descargar la cocaína que nunca tocaba, lo que necesitaba era la caja de sus golosinas y dólares.  Estas tomas eran un obsequio inesperado para la DEA y para todo el gobierno estadounidense. Nunca más se presentó una oportunidad igual de incriminarlo y él siempre quiso desvirtuar que estuviera involucrado en este episodio por lo que significaba en su prontuario.



Publicar un comentario